Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2014

¿ Que importa mi edad?

¿ Que importa mi edad ? si siento y deseo como cuando tenía menos, si vivo y si pienso como el más sabio viejo.
Si corro y si río como aquél pequeño que no siente miedo y vive contento desafiando al viento.
¿ Que importa mi edad? si llevo en mís hombros la dura experiencia que me dejó el tiempo; y llevo en mís pasos la paz del que espera el tren de regreso.
Si siento el deseo de vivír de nuevo, colmar de alegrías mi corazón yerto; que ayer no creía que amaría de nuevo.
¿ Que importa mi edad? si no soy tan joven tampoco tan vieja; y siento ilusiones como aquél púberto que empieza el camino por este sendero, el que da la vida el que ofrece el tiempo.
Si cuando despierto a pesar que sueño, me siento tan libre de seguír viviendo así como soy, con todos mís dias y con mís anhelos. ¿ que importa mi edad?

POR ESO TE AMO

Porque haz cambiado el rumbo de mís pasos y díste sentido a mi vida ...te amo.
Porque cada día que pasa es un día menos para estar contigo ...te amo.
Porque ansío de tus brazos el abrazo más divino ...te amo.
Porque una inmensa dicha me invade cuando escucho en mís oídos el canturreo de tus labios, ...te amo.
Por este amor tan profundo como tus ojos de credo que me invade sín pensarlo ...yo te amo.

¿ Como no desearte ?

¿ Y como no desearte ?
si solo con oírte
se me antoja tu boca y el sabor de tus besos.
Si solo con mirarte provocas en mi cuerpo este ardiente deseo que me vuelve loca.
¿ Y como no desearte ? si aspiro tu pérfume y se eriza mi piel y el deseo me consume.
Si cada que te sue~o te imagino en mi lecho enredado en mi cuerpo sofocando mi anhelo.
Si eres de mi carne la pasión que desborda la llama que se aviva solo con mirar tu boca.
¿ Y como no desearte ? si estando tan distantes despiertas el deseo de amarte a cada instante.
Si me dejas perdida en la pasión vivida que calla la agonía de no poder tocarte.
Y ahora dime Tú... ¿ Como no desearte ?

ODA A LA BELLEZA

.
Con nada comparo la belleza de los surcos que en mi frente predominan; tan dignos y afables cuál las muecas de mís labios dibujando una sonrisa.
Más digna y apreciable que mís trenzas luciendo las cenizas de la tarde; comparo con ellas la belleza, del vuelo silencioso de las aves.
No hay pechos  más castos que aquellos, que pierden gravidez cuando amanece; después de amamantar y dar consuelo fungiendo como cántaros de mieles.
No hay huellas más profundas que aquellas, que dejan tus pasos por la vida después de caminar por las veredas; arando los caminos de la vida.
No hay belleza, más auténtica y hermosa que aquella que con su tez de diosa, despierta en la ma~ana presurosa vistiéndo sus oto~s; con el perfúme de las rosas.

VOLAR

Paréceme escuchar el sonido que hace el río cuando cruza el arroyuelo en paz.
La calma se alborota y hasta vuelan las aves, confunden su aleteo con vientos de orfandad.
El antés azul cielo obscurece su brillo y hasta el árbol detiene su cadencia al bailar.
Y en grande desafío con un dolor que hiere avanza silenciosa con ganas de volar.
Solémne se refleja con la luz de la aurora; sobre el inhóspito río que detuvó su andar.
Y miéntras vierte en su alma la fé de una paloma camina decidida y dispuesta a volar.

TANTO QUE TE AMO

No es tanto lo que te quiero porque es tanto lo que te amo.
Me lo dicen aquéllos besos que no mojan tus labios.
Me lo dice este silencio cuando te llamo y no escucho mas; que el silencio.
No es tanto lo que te quiero porque aún separados, con la nesésidad de tus manos, de tu piel... de tus ojos... de tu tiempo; aún sigo sintiendo cuanto te amo.
Porque siento que te amo en cada espera; en cada espacio, en el vacío de mís días en el calor que le falta a mís manos.
No es tanto lo que te quiero más bien, siento que muero de tanto que te amo.
Porque le faltas al aire cuando exhalo, porque le faltas a mís noches cuando busco aquí en mi cuerpo aquél abrazo.
No es tanto lo que te quiero... pero te quiero tanto que cada día que pasa es mas lo que te amo.


MOMENTOS

Uno de estos momentos retomaré mi camino sín temor a equivocarme y posaré mís ojos en el firmamento.
Uno de esos momentos abrazaré el mar con sus olas con su verde que cautiva y su rugir que enamora.
Me detendré un momento a contemplar a lo lejos como pierde el sol lo intenso entre las nubes y el suelo.
Y pintaré mís mejías con el color del sereno como si fueran aureolas que se encienden en invierno.
Y dejaré que mís ojos se dispersen a lo lejos como esperando el camino como esperando el momento y tomarte de la mano y muy juntos caminemos.
Cualquiera de estos momentos cuando la luna me ba~e y no se me oprima el pecho retomaré mi camino hasta el final del sendero.

PROLOGO

¿ Quién dijo que en la vida todo estaba escrito ? Había pasado la vida casí sín semtirlo, como quién destapa una caja de pandora sín imaginar su contenido.
Despúes de todo, ¿ quién no ha apostado por un mejor destino ? quién no ha llorado quién no ha reído quién no ha caído y quién no ha logrado su cometido.
Pero en el fondo seguía su pecho vacío; ausente de cari~o sedienta del amor que había so~ado antes de haber nacido.
Pero aquél día, supongo el destino tendió su mano, ¿ si me preguntan como fué ? aún no lo coíncibo. la historia no termina es el comienzo de mi destino.

Como nunca lo había estado.

Para Tí....

Sín motivo aparente

No había un motivo aparente era como si sintiéra mas debilidad de la acostumbrada, ¿ las palabras ? escondidas entre los dos labios. Tu mirada, taladraba mi cabeza quitándome las ganas de vivr; o tal véz fingiéndo ser feliz para darte la fuerza que tu nesésitas para seguír soltado de mi mano.

No se veían en mís ojos pero gruesas lágrimas rodaban de mi corazón; al la vez que mis áridas entra~as se estrujaban de gran decepción. Se han escrito tantas versiones acerca del concepto amor, la más imperante es aquélla que nace cuando da vida al amor más importante.
No hay motivo aparente solo sé... que por más que me duela ya no quiero prolongar esta herida que lacera y aunque tu no te das cuenta muy a mi manera siempre te voy a amar.

MADRIGALES

Cada suspiro que de mi pecho nace parece un soplo de esperanza; como el vaivén de la hojarasca cuando la mece el aire.
Y vienes a mí porque así te siento, casi latente en mi ser como divina ambrosía como ritual de amantes.
Como quien ama con la intensidad misma de la hoguera; que de aquella pasión nace como paloma  que lleva en su pico una rosa roja antes de desojarse.
Después cierro los ojos y me dispongo a so~arte había ente Tú y Yo una brillante luna, que más que verme me invitaba a amarte.
En fín... cada suspiro perfumes en el aire un viento arrecia... un mar se agota... las nubes pasan, yo sigo aquí entre mís madrigales.

COMO NEGAR QUE TE AMO

Como puedo negar cuanto te quiero, si en cada palabra que pronuncio esta tu nombre impreso.
Si a cada minuto de mi vida viene a mi mente tu recuerdo.
Si en cada canción que escucho; estás Tú, siempre presente.
Como puedo negar cuanto te amo si vives latente en mi corazón; si aspiro el perfume de la flor imaginando tu aroma.
Como puedo negar cuanto te amo, si mi boca sedienta vive esperando besar tus labios el día que llegues Tú.


SIN MEMORIA

Se llenó la tarde de paredes de papel de pechos colapsados de dolores infinitos y de manos vacías.
Se perdió el color de la flor de primavera y de los bancos húmedos a lo largo de la plazuela.
Se llenó el espacio de los recuerdos te~idos del púrpura de los ojos y del carmín de unos labios que hoy quedaron vacíos.
¿ Acaso también se quedó una copa llena en el armario recordando a la memoria que continúas con vida.?
Se llenó la tarde con los vientres sacudidos por una vereda obscura por un cielo confundido entre elejír estar vida o entre perder la memoria.

DESOLACION

Es como si hubiéra perdido la fé, o la razón... o como si la razón se hubiéra quedado esperando la desesperación. 
Como si hubiéra cerrado los ojos al grito de la sangre, o a la esperanza; o el aplomo se hubiese olvidado en el fondo de la desconfianza.
Pero aún siento amor de quién me ama a quién amo yo; a quien supe dar amor.
Es como si hubiéra perdido la fé y me quedara inmersa en un baúl de dolor; tal vez no fué mi error tal vez asi debío ser.
La verdad... es que en mi ser se me agolpa el corazón como queriendo reír como llorando por los dos.

¿ Si supieras ?

¿ Si supieras ? que cada vez que mis ojos ven tus labios solo espero por respuesta una sonrisa.
De tus manos espero una caricia y escuchar la alegría de tu risa.
¿ Si supieras ? que espero ese momento para sentirme  rodeada de tus brazos y fundirnos los dos en un abrazo tan voraz, como el fuego de mi ocaso.
¿ Si supieras ? que a~oro de tu cuerpo tu presencia de tu amor; impregnarme de tu esencia para unirme a tu ser y su existencia.
¿ Si supieras ? que yo te amo tanto que no entiendo tus ojos tu cuerpo ni tus labios tan ausentes de mi y mi presencia.

Me duele hasta el horizonte.

Que dolor tan grande invade mis sentidos que me deja cansada, impotente; es como ir  al campo de batalla desarmada, sin vaina ni espada.
Es tan fuerte y tan profnndo que me deja sumida en el fondo de un pantano fétido...arenoso... con los ojos mirando hacia el cielo y los pies.. ara~ando mis pasos.
Sín embargo, me resigno... sacudo mis alas y vuelvo al camino no hay remedio me tropiezo una vez y miles me levanto; pero sigo.
A pesar de que llevo en mi alma como un yugo o un terrible castigo y me quedo mirando a lo lejos hasta donde se pierde el camino.
Que dolor tan inmenso no se lo deseo ni al peor enemigo; yo me quedo con mi cruz a cuestas impotente, con los ojos mirando hacia el cielo donde empieza la luz  de mi ocaso.

SI ME DEJAS AMARTE

Si me dejaras amarte con la pasión sin medida que provocas en mi, con la sed de quién bebe un brebaje divino.
Porque no dejas que te ame con el sue~o que abriga la que exhausta te mira.
La que moriría en tus brazos aspirando tu aroma gravando en mi memoria tu mirada furtiva sobre el sol que se asoma.
Si me dejas amarte con el calor de mi sangre con cada latido de mi corazón con la esperanza viva de besar tus labios.
Y dormír en tus brazos bajo la última luna mirando como pasan las horas una a una abrazados Tu y Yo.

Un llanto perfumado

Como tuvieron alas las azucenas y volaron; como el viento o como la luz del relámpago.
Que inquietas las doncellas se volvieron piedras; o gotas de agua chorreando sangre bajo las estrellas.
Como las palomas huyen después del sonido
del campanario;
o del ruido que ensordece
y provoca llanto.

Como marchitarón sus labios
las azucenas,
y quedó su voz perdida
en el grito de una noche
o en el lamento mudo
o en el recuerdo olvidado.

FIN DE LA HISTORIA

Cuando cierres tus ojos y me recuerdes no me odies; cuando sientas que mi amor ha terminado no me maldigas.
No te niego  que alguna vez te amé tanto... que hoy me llevo el recuerdo de tus besos como el de tus enga~os.
Cuando exhales un suspiro de tu pecho no me llores... mejor cierra tus ojos y cuando veas que todo ha terminado piensa que es por el bien de los dos.
No reniegues de esta historia que hoy termina mejor piensa, que nos equivocamos y que si hoy me alejo de tu lado llevo en mi alma el recuerdo de aquélla vez que te amé


A las puertas del amor.

Y Tú... siempre escondido en los árapos  de tú corazón, siempre vestido de orgullo escurridizo,temeroso, pero mirando detrás del telón.
Y yo... que todo te habría dado desde mi alma sín duda mi corazón un espacio aquí en mi vida un universo de amor.
¿ Y yo ? ¿ quién  soy yo ? un motivo, una razón el tiempo que ha trancurrido en la cara del reloj una ausencia de cari~o un olvido y un tezón.
¿ Y Tú ? que no  quisiste ser mío sin embargo... hemos vivído s ín aún haber querido a las puertas del amor.

LUGUBRE

Ay noches obscuras que le temen a la luz del día que te oprimen el pecho hasta que se rompe.
Como hay días tan lúgubres como la misma noche que perdió hasta la luna.
Y nos volvemos lluvia  de ilusiones perdidas como el mar tan profundo tan frío...tan pobre.
Ay días tan tristes como tristes noches como un compás de espera como un grito sín nombre.
Ay días tan claros como  esperanzas.... como ilusiones.... o como un ave en vuelo..
Ay noches  obscuras que guardan un suspiro como un amor callado como tu amor de hombre. .

Me quedo a esperarte

Como no puedo besarte
ni tocar tu aroma,
me voy en vuelo de paloma
donde nacen las olas;
como no puedo tenerte
ni beber tu aliento
que  se  lleva el viento,
me dedico a esperarte.

Porque si no puedo
ni besar tus labios
ni besar tu cuerpo,
me consuela amarte
porque si no puedo
saborear tu carne;
que me deja presa
de este amor que siento,
me quedo a pensarte.

Me quedo...
sín verte...
me siento a desearte
como el mar a las olas
que aunque mueren solas
al tocar la orilla
se las lleva el viento.

Llena de ilusiones

Esta vez, el cielo está suspendido en la obscuridad de la noche donde el brillo de la luna,muere.
Donde la luz de tus ojos es la respuesta que busca la soledad que invade mís noches.
Esta vez me visto de ilusiones bajo la sombra del cielo que sigílosa esconde la última estella.
Désde el mar que en breve oleaje separa el tiempo de la espera mutua, pero que acorta las horas de espreranza llenas.
Esta vez, mi boca besa tu voz y mi voz que grita tu nombre aguarda la luz ántes de la noche.
Allí, donde se esconde tu luz ese brillo que alumbra mi mundo de ilusiones.

Ya no puedo fingír.

Como puedo sentír tanto dolor y fingír una sonrisa miéntras mi boca calla lo que en mi alma se esconde.
Y sentír esto que siento cuando veo como el viento ha desojado una flor gravada con mi nombre.
Porque tu y yo sabemos que el dolor  que me invade, fué tal vez por amarte sobre falsos cimientos.
Como puedo fingír que te olvido; cuando se que tu sabes que mís labios se cierran pronunciando tu nombre.
Y me toca fingír aunque el mundo lo sabe que si cierro mís ojos vuelvo a decir tu nombre.

Pablo Milanés - EL BREVE ESPACIO EN QUE NO ESTÁS

¿ Porque te amo?

A veces me pregunto ¿ como es que te amo tanto? sín haber rozado tus mejías con mís labios.
Como es posible  sentír esta pasión que corre por mís venas si no estás a mi lado.
A veces me pregunto ¿ como es posible  sentír la calidéz de unas manos que aún no me acarician?
De una piel que no ha sentido la mía; ¿ como puedo amarte tanto? si no me veo en tus ojos.
Y mís labios no han probado el sabor  de aquélla boca.
A veces me pregunto ¿ como extra~o oír tu voz que me dice...Te amo?
Y como te extra~o si nunca hemos vivído ni un minuto abrazados y aún guardo aquí en mís brazos el calor de tus abrazos.
A veces me pregunto ¿ como es que te amo tanto? y no lo sé... solo sé que te amo.

Me cayó la vida encima, sín pensarlo.

Se me cae la noche encima ya la espiga del camino se ha secado; ya el final de mi destino es el comienzo de un princio ya anunciado.
Hásta el rojo de las rosas palidece es profundo un desenga~o
como ver morír de sed
aquél pájaro en el árbol.

¿ Qué va a pasar cuando me ganen
los días solitaria en el sendero
sín tu presencia a mi lado ?

Me cayó la tarde encima
y la noche se avecina
más espesa que la  niebla
pero de algo estoy segura;
en el fondo de mi pecho
llevo tu rostro gravado.

Cerrar los ojos...

Y es que el aire ya no perfuma las flores, ni el arcoiris es colorido ...y es que ; los ruise~ores dejarón de entonar sus trinos... por eso camino con los brazos abiertos elevados al cielo como si pidiéra un milagro divino, para reunirme contigo en el abrazo más eterno.

SIN TI

Como pesa el silencio aquí en la noche... Sín Tí; la obscuridad es más negra hasta la luna que acecha, ha dejado de brillar. Y es que siento aquí en mi alma sín tu presencia una inmensa soledad.

EMOCIONES

Siento en mi alma tu presencia, cada vez que escucho tu sonrisa que le da calor a mi existencia.
Y en cada rayo de luna el brillo de tus ojos grita y mi coazón se agita de alegría y de fortuna.
Siento que mi pecho palpita entonando melodías, convitiendo así mís días en una espera fortuita.
¿ Y de tu amor ? un deseo que me invita una calma que me apura a decirte con locura que tu presencia me exita.
¿ Y de mís labios ? para tí una sonrisa y mi sangre que se agita cuando mi pecho palpita porque espera tu presencia.

GANACIAS

Había perdido la mirada en la distancia, - en la ausencia - en cada tramo qué de  tí me separaba; en cada nube y en aquél cielo cubierto de escarcha.
Había olvidado - o quizá no recordaba- qué se siente escuchar cuando se ríe a carcajadas, cuando se siente que la esperanza aguarda simplemente detrás de una palabra.
Había perdido el sentido de saberse amada; - con un limosna me bastaba- i que ciega fuí ! estuvé a punto de perder el pasaje de llegada, mi boleto hacía la dicha que me aguardaba al cerrar mi puerta.
Había perdido de mi vida dos palabras, - un te amo - qué alguna vez quisé escuchar y que nunca pronunciaron.
Mi pecado más grande fué olvidarme que existía un sendero hacia el ma~ana, un camino por andar, una ilusión, un abrazo y un corazón que me ama.
Había perdido... hoy recojo de la siega las ganacias.


Volver a vivír.

Despúes de un gran silencio un desierto de ilusiones y una nave cubierta de olvido; tanto me pesa por no haber sabido vivír a tiempo por el tiempo vivido.
Y sín remedio me invade la costumbre de ver caer lo negro de lo alto de una nube que adormecida me deja y fatigada; presa del tiempo en el que no fuí amada.
Mi amor persiste y aloja en el estío, la dulce espera o el brillo adormecido de aquellos ojos a los que no he tenido.
Más luego insisto y sigo sín remedio, voy cuesta abajo por un camino incierto, falta de amores o el sabor de unos besos  y con una espera del  calor de unos brazos.