Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2014

Cerrar los ojos...

Y es que el aire ya no perfuma las flores, ni el arcoiris es colorido ...y es que ; los ruise~ores dejarón de entonar sus trinos... por eso camino con los brazos abiertos elevados al cielo como si pidiéra un milagro divino, para reunirme contigo en el abrazo más eterno.

SIN TI

Como pesa el silencio aquí en la noche... Sín Tí; la obscuridad es más negra hasta la luna que acecha, ha dejado de brillar. Y es que siento aquí en mi alma sín tu presencia una inmensa soledad.

EMOCIONES

Siento en mi alma tu presencia, cada vez que escucho tu sonrisa que le da calor a mi existencia.
Y en cada rayo de luna el brillo de tus ojos grita y mi coazón se agita de alegría y de fortuna.
Siento que mi pecho palpita entonando melodías, convitiendo así mís días en una espera fortuita.
¿ Y de tu amor ? un deseo que me invita una calma que me apura a decirte con locura que tu presencia me exita.
¿ Y de mís labios ? para tí una sonrisa y mi sangre que se agita cuando mi pecho palpita porque espera tu presencia.

GANACIAS

Había perdido la mirada en la distancia, - en la ausencia - en cada tramo qué de  tí me separaba; en cada nube y en aquél cielo cubierto de escarcha.
Había olvidado - o quizá no recordaba- qué se siente escuchar cuando se ríe a carcajadas, cuando se siente que la esperanza aguarda simplemente detrás de una palabra.
Había perdido el sentido de saberse amada; - con un limosna me bastaba- i que ciega fuí ! estuvé a punto de perder el pasaje de llegada, mi boleto hacía la dicha que me aguardaba al cerrar mi puerta.
Había perdido de mi vida dos palabras, - un te amo - qué alguna vez quisé escuchar y que nunca pronunciaron.
Mi pecado más grande fué olvidarme que existía un sendero hacia el ma~ana, un camino por andar, una ilusión, un abrazo y un corazón que me ama.
Había perdido... hoy recojo de la siega las ganacias.


Volver a vivír.

Despúes de un gran silencio un desierto de ilusiones y una nave cubierta de olvido; tanto me pesa por no haber sabido vivír a tiempo por el tiempo vivido.
Y sín remedio me invade la costumbre de ver caer lo negro de lo alto de una nube que adormecida me deja y fatigada; presa del tiempo en el que no fuí amada.
Mi amor persiste y aloja en el estío, la dulce espera o el brillo adormecido de aquellos ojos a los que no he tenido.
Más luego insisto y sigo sín remedio, voy cuesta abajo por un camino incierto, falta de amores o el sabor de unos besos  y con una espera del  calor de unos brazos.

EL AMOR ESTA EN EL AIRE

El amor está en el aire... en el vuelo de las aves y su presioso plumaje; en el viento cuando sopla y revolotea mís cabellos que se mueven con donaire, en las nubes color rosa antes de morír la tarde, en las aguas espumosas donde se unen los mares o en el canto del cenzóntle en las copas de los árboles. El amor está en el aire o en el final de una espera o en la ma~ana  ligera que me invita a despertarme; o en las noches de luna que me ofrecen su linaje y me alienta con su brillo a vivír para esperarte.

Cuando estés aquí conmigo.

Cuando tu y yo estémos juntos  amor mío; el cielo perderá su luz lo intenso de tu mirar llegará para opacar cada estrella que en la noche se cansa de titílar.
Cuando estés al lado mío reposaré mis labios en los labios tuyos, solo así podré entender como ha llegado a ser un beso tuyo la razón de mi ser.
Cuando estémos abrazados y sintámos cada uno  el palpitar de su corazón que será como canción o el himno de los dos en honor de nuestro amor.
Cuando al fín estés conmigo; no habrá un espacio vacío y serás en mi existír la alegría de vivír
junto a ti, amor mío.




A mi querido Amor.

Como quisiéra regalarte el firmamento donde podamos vivír juntos sín separarnos.
Como quisiéra inventar un instrumento para borrar para siempre la inmensa lejanía que no nos deja amarnos.
Es una pena que no estés junto a mi; unirnos 10 minutos de las manos asi gozaría de la dicha de sentír las caricias que nos damos.
Como quisiéra  que la ausencia no existiera deleitarme de tus labios su sonrisa saborear de tus besos ya sín prisa y disfrutar del amor que nos brindamos.

AMAR ES...

Amar, no es solo
conjugar unas palabras;
es el placer de sentír
como juguetea un sentimiento
con tu alma.

Imaginar como será
sentír los besos
de la persona amada
revolotear en las noches
buscando su mirada.

Amar, es inventar
un abrazo en la distancia
o bailar  mientrás dormimos
abrazados de la almohada.

Suspirar miéntras murmuras
el nombre de quién amas;
y percivir el eco de su voz
bajo la luna de plata.

Amar es compartír
tu fé con mi esperanza,
a pesar que estás tan lejos...
a pesar del mar, que nos separa.

LO QUE FUI

Quisiéra dejar de pensar en tí para volver a ser yo; para dejar de ser lo que nunca fuí.
Quisiéra olvidar lo que ayer sentí por tí y dejar que fluya en mí la verdad de lo que soy.
Y si pudiéra;quisiéra volverme a mirar en tí que sientas mi corazón como sufre en su latir.
Sín embargo se que fuí desahogo en tu vivír, y por eso quiero hoy dejar de ser lo que fuí.

CALLADA

No me salen las palabras y me quedo pensativa mirando tras mi ventana.
Contemplando el cielo obscuro y sacudiendo mi cara.
No me salen las palabras; se me cierra la garganta y escurren por mís mejías gotitas de agua salada.
Porque no entiendo la vida si la esperanza se acaba y se agotan los suspiros y salen gritos de mi alma.
Porque no entiendo al destino y me aferro a mi ventana esperando que la luna regrese y bañe mi cara.
Esperando una esperanza me he quedado callada con la mirada perdida y la voz entrecortada.
Por lo menos... creo que escribo y no me salen palabras.

Haría todo por tí.

Tu nombre...tu nombre que repito hasta el cansancio, me retiembla en el pecho y de entusiasmo me inunda.
Cuándo imagino que estás aquí a mi lado, y corro a besar tus labios una angustía le reclama  a mís sentidos.
Mudo...mudo mi corazón y enfurecido; sorprendido por mi diáfana indulgencia, al darse cuenta que en mís locos desvaríos, en las alas del viento se pierde tu presencia.
Todo...todo lo haría por lograr de tus brazos un suave arruyo.
Y confundo en los colores del ocaso, tu luz que se avecina y de nuevo se entusiasma el alma mía.
Corro...corro de nuevo y grito al cielo; que distante y sordo  me niega su consuelo.
Y aún abrigo la esperanza incierta, de ver  llegar un ave que llegué y con su pico tocase hasta mi puerta.
Y traiga aquél aviso en su plumaje, y aliente con su trino mi esperanza muerta.
Y vuelvo a repetir hasta el cansancio tu nombre...tu nombre que se lleva el viento.
Y sigue mi corazón cubierto de falsas ilusiones y de mudos pregones y vuelve a mi sentír mi diáfana …

TU MIRADA FRIA

Siempre que me encuentro con tu impenetrable y fría mirada, siento como un revéz o más bien me siento despreciada.
Sé que me olvidarás un día y quizá digas;  'de ti ya ni me acuerdo '
eso me dice tu  mirada fria
y nace en mi pecho
el desconsuelo.


Porque después de todo
no me conociste
y yo que irreverente
me enamoré un dia
de la dulce esperanza
 que tu  me  diste.

No te pido que me quieras
para que ganarme tu desprecio
porque el amor cuando se da
es una joya 
de incalculable precio.

Y si bien...
escribo tu nombre 
entre nubes blancas,
es porque descubro cada noche fria
que he de vivir
sintiéndo tu desprecio

pero amando desde lejos
la luz de tu mirada.








Quizá..un día.

Quizá nunca deje de pensar en tí; imagino tu voz en mís oídos cuál suave melodía, imagino el calor de tus manos apresadas en las mías. Quisiéra poder besar tu frente y aprender del sabor de tu piel, y bañarme en la luz de tus ojos... estoy segura, que solo al verte caería de hinojos en el lecho de tus brazos, Quizá...un día.

ME FALTAS TU

Me falta escuchar de tus palabras como desean besar a mís labios, o provocar una sonrisa en ellos.
Me falta esa sensación  que se apodera de mi alma como el sabor de un buen vino en la más fina copa de cristal.
Y unirnos en el más tierno calor otoñal, o en el aguacero de mís labios que se han de secar, sín el sabor de tu piel.
Me falta la luz de tus pupilas Me faltas tú... Tú cuerpo... tu presencia...y algo más.

Nocturno a Rosario de Manuel Acuña. Recitado.wmv

Nocturno a Rosario de Manuel Acuña. Recitado.wmv

COMO ME GUSTAS

Me gusta como me miras porque en cada mirada tuya es el cielo el que acaricio ha veces siento que nunca he visto unos ojos iguales a los tuyos.
Esos ojos que son el reflejo de este amor que me prodigas hasta siento tus miradas que viajan como gaviotas a travéz del ancho mar.
Me gusta como me hablas porque a cada palabra que escucho tu corazón se acelera y desde tu alma musita que me amas de verdad.
¿ Y tus labios ? como me gustán cuando besan a los míos con esa intensa pasión con este amor tan profundo, como nunca sentí otro igual.