Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2014

¿ Que importa mi edad?

¿ Que importa mi edad ? si siento y deseo como cuando tenía menos, si vivo y si pienso como el más sabio viejo.
Si corro y si río como aquél pequeño que no siente miedo y vive contento desafiando al viento.
¿ Que importa mi edad? si llevo en mís hombros la dura experiencia que me dejó el tiempo; y llevo en mís pasos la paz del que espera el tren de regreso.
Si siento el deseo de vivír de nuevo, colmar de alegrías mi corazón yerto; que ayer no creía que amaría de nuevo.
¿ Que importa mi edad? si no soy tan joven tampoco tan vieja; y siento ilusiones como aquél púberto que empieza el camino por este sendero, el que da la vida el que ofrece el tiempo.
Si cuando despierto a pesar que sueño, me siento tan libre de seguír viviendo así como soy, con todos mís dias y con mís anhelos. ¿ que importa mi edad?

POR ESO TE AMO

Porque haz cambiado el rumbo de mís pasos y díste sentido a mi vida ...te amo.
Porque cada día que pasa es un día menos para estar contigo ...te amo.
Porque ansío de tus brazos el abrazo más divino ...te amo.
Porque una inmensa dicha me invade cuando escucho en mís oídos el canturreo de tus labios, ...te amo.
Por este amor tan profundo como tus ojos de credo que me invade sín pensarlo ...yo te amo.

¿ Como no desearte ?

¿ Y como no desearte ?
si solo con oírte
se me antoja tu boca y el sabor de tus besos.
Si solo con mirarte provocas en mi cuerpo este ardiente deseo que me vuelve loca.
¿ Y como no desearte ? si aspiro tu pérfume y se eriza mi piel y el deseo me consume.
Si cada que te sue~o te imagino en mi lecho enredado en mi cuerpo sofocando mi anhelo.
Si eres de mi carne la pasión que desborda la llama que se aviva solo con mirar tu boca.
¿ Y como no desearte ? si estando tan distantes despiertas el deseo de amarte a cada instante.
Si me dejas perdida en la pasión vivida que calla la agonía de no poder tocarte.
Y ahora dime Tú... ¿ Como no desearte ?

ODA A LA BELLEZA

.
Con nada comparo la belleza de los surcos que en mi frente predominan; tan dignos y afables cuál las muecas de mís labios dibujando una sonrisa.
Más digna y apreciable que mís trenzas luciendo las cenizas de la tarde; comparo con ellas la belleza, del vuelo silencioso de las aves.
No hay pechos  más castos que aquellos, que pierden gravidez cuando amanece; después de amamantar y dar consuelo fungiendo como cántaros de mieles.
No hay huellas más profundas que aquellas, que dejan tus pasos por la vida después de caminar por las veredas; arando los caminos de la vida.
No hay belleza, más auténtica y hermosa que aquella que con su tez de diosa, despierta en la ma~ana presurosa vistiéndo sus oto~s; con el perfúme de las rosas.

VOLAR

Paréceme escuchar el sonido que hace el río cuando cruza el arroyuelo en paz.
La calma se alborota y hasta vuelan las aves, confunden su aleteo con vientos de orfandad.
El antés azul cielo obscurece su brillo y hasta el árbol detiene su cadencia al bailar.
Y en grande desafío con un dolor que hiere avanza silenciosa con ganas de volar.
Solémne se refleja con la luz de la aurora; sobre el inhóspito río que detuvó su andar.
Y miéntras vierte en su alma la fé de una paloma camina decidida y dispuesta a volar.

TANTO QUE TE AMO

No es tanto lo que te quiero porque es tanto lo que te amo.
Me lo dicen aquéllos besos que no mojan tus labios.
Me lo dice este silencio cuando te llamo y no escucho mas; que el silencio.
No es tanto lo que te quiero porque aún separados, con la nesésidad de tus manos, de tu piel... de tus ojos... de tu tiempo; aún sigo sintiendo cuanto te amo.
Porque siento que te amo en cada espera; en cada espacio, en el vacío de mís días en el calor que le falta a mís manos.
No es tanto lo que te quiero más bien, siento que muero de tanto que te amo.
Porque le faltas al aire cuando exhalo, porque le faltas a mís noches cuando busco aquí en mi cuerpo aquél abrazo.
No es tanto lo que te quiero... pero te quiero tanto que cada día que pasa es mas lo que te amo.


MOMENTOS

Uno de estos momentos retomaré mi camino sín temor a equivocarme y posaré mís ojos en el firmamento.
Uno de esos momentos abrazaré el mar con sus olas con su verde que cautiva y su rugir que enamora.
Me detendré un momento a contemplar a lo lejos como pierde el sol lo intenso entre las nubes y el suelo.
Y pintaré mís mejías con el color del sereno como si fueran aureolas que se encienden en invierno.
Y dejaré que mís ojos se dispersen a lo lejos como esperando el camino como esperando el momento y tomarte de la mano y muy juntos caminemos.
Cualquiera de estos momentos cuando la luna me ba~e y no se me oprima el pecho retomaré mi camino hasta el final del sendero.

PROLOGO

¿ Quién dijo que en la vida todo estaba escrito ? Había pasado la vida casí sín semtirlo, como quién destapa una caja de pandora sín imaginar su contenido.
Despúes de todo, ¿ quién no ha apostado por un mejor destino ? quién no ha llorado quién no ha reído quién no ha caído y quién no ha logrado su cometido.
Pero en el fondo seguía su pecho vacío; ausente de cari~o sedienta del amor que había so~ado antes de haber nacido.
Pero aquél día, supongo el destino tendió su mano, ¿ si me preguntan como fué ? aún no lo coíncibo. la historia no termina es el comienzo de mi destino.

Como nunca lo había estado.

Para Tí....

Sín motivo aparente

No había un motivo aparente era como si sintiéra mas debilidad de la acostumbrada, ¿ las palabras ? escondidas entre los dos labios. Tu mirada, taladraba mi cabeza quitándome las ganas de vivr; o tal véz fingiéndo ser feliz para darte la fuerza que tu nesésitas para seguír soltado de mi mano.

No se veían en mís ojos pero gruesas lágrimas rodaban de mi corazón; al la vez que mis áridas entra~as se estrujaban de gran decepción. Se han escrito tantas versiones acerca del concepto amor, la más imperante es aquélla que nace cuando da vida al amor más importante.
No hay motivo aparente solo sé... que por más que me duela ya no quiero prolongar esta herida que lacera y aunque tu no te das cuenta muy a mi manera siempre te voy a amar.