Ir al contenido principal

DESIGUALDAD

Tengo la mirada ciega:
Hay veces en que la vida
se divide,
entre el amor y la conciencia,
entre el tiempo
que se arrecia,
y la distancia que se agota.

Hay noches tan largas
que se extienden allá afuera,
y respiraciones necias
que se agitan con el pensamiento
y este amor por ti
que me hace presa del deseo.

Me inclino a pensar
que la balanza cede,
con el peso de la espuma
mientras que un mar de estrellas
se vuelven lluvia.

Hay veces ,que la vida 
se divide;
en delirios y sueños,
en hambre de carne
y sed de otras bocas,
en caricias profanas;
más allá del amor
y más allá de las ganas
de sentirte mio.

Aída Alanís
Febrero 11  2017

Comentarios

  1. La vida se divide, nosotros trenes opciones y elejomos..tú, lo has dicho "es tiempo de volver a sonreír". Saludos+ Viviana (()).:)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MARIONETA

De cualquier forma su vida carecía de sentido:
Sonreía, y mostraba su mejor cara ante los que la admiraban, se alimentaba de halagos tan efímeros como el aire del invierno que se cuela al atardecer.
Alguien dijo por allí : posee una vanidad, que le queda muy grande, como los zapatos que calza que de tanto jugarle los pies terminaron haciéndole ámpulas.
Es dueña de un vacío tan inmenso como aquél cortejo de lágrimas que acompañan su silencio y que tantas noches se pierden en su almohada.
Sín embargo, aún a sus años seguía soñando que era una princesa encantada esperando que su príncipe azul por fin un día le de el beso que la despertará a la realidad que evadía cada tarde cuando perdía su mirada en un camino inmenso  que se perdía en la nada.
Y volvía a vestirse, y a soñar y a inventarse una historia que estaba tan maquillada como su propia cara.
Alguna vez escuche decir :
Se le refleja la felicidad en su rostro, yo, sigo creyendo  que es la mujer mas aciaga y que pinta de carmín la s…
ESTA GUERRA NUESTRA Esto es más fuerte que yo...
más, que la fuerza de mis labios
cuando se aprietan
para negarte mis besos. Más que el deseo callado,
más que tu voz que me llama
y una vez mas me niego
a escuchar un ; te amo. Esto es mas fuerte
que mi propia piel;
o que aquella lágrima que cae
cada vez que rechazo tus brazos. Voy a terminar por rendirme
como el viejo roble
bajo la fuerza del rayo,
y tu por lograrlo. Y terminaré amándote
tanto como tu deseas,
con mi sangre,
con mi alma y con mi piel. Y terminarás rendido
de placer,
perdido entre mis sábanas
y haciéndome el amor. Aída Alanís
Enero 29 2017