Ir al contenido principal

NO TE QUIERO PERDER

Quédate a mi lado
aunque estando contigo,
tu presencia se vuelve un vacío
difícil de llenar.

Aunque cerca de ti
la distancia se vuelva eterna
y hasta los días me parezcan 
mas largos.

Aún veo en tu mirada
un hálito de esperanza
aunque tu boca se niega a pronunciar
la palabra amor.

Quédate conmigo;
aunque al final pierda la batalla
y confunda las noches solitarias
con el olvido que callas.

Eres algo de mi vida
que no quiero perder.

Aída Alanís
Mayo  14  2017

Comentarios

Entradas más populares de este blog

IMAGINACIÓN

¿Escuchas mis palabras? son como aves en vuelo sin tregua en el espacio; son como soldados en marcha sin un compás de espera. un vuelo de mariposas aleteando presurosas en busca de su santuario, ¿Te imaginas mis sueños? entre nubes de ilusiones; esperanzas de colores en un enorme carrusel cubierto de deseos. ¿Y mis labios? no se que sería de ellos sin imaginar: A que sabe el licor que  de tu boca brota.

MARIONETA

De cualquier forma su vida carecía de sentido:
Sonreía, y mostraba su mejor cara ante los que la admiraban, se alimentaba de halagos tan efímeros como el aire del invierno que se cuela al atardecer.
Alguien dijo por allí : posee una vanidad, que le queda muy grande, como los zapatos que calza que de tanto jugarle los pies terminaron haciéndole ámpulas.
Es dueña de un vacío tan inmenso como aquél cortejo de lágrimas que acompañan su silencio y que tantas noches se pierden en su almohada.
Sín embargo, aún a sus años seguía soñando que era una princesa encantada esperando que su príncipe azul por fin un día le de el beso que la despertará a la realidad que evadía cada tarde cuando perdía su mirada en un camino inmenso  que se perdía en la nada.
Y volvía a vestirse, y a soñar y a inventarse una historia que estaba tan maquillada como su propia cara.
Alguna vez escuche decir :
Se le refleja la felicidad en su rostro, yo, sigo creyendo  que es la mujer mas aciaga y que pinta de carmín la s…

AQUEL DIA

Cuando estuvé frente a ti dejé que mis ojos se perdieran en la inmensidad de los tuyos; dejé que mi cara sintiéra el calor de tus mejías y así, suavemente le dí paso al sabor que tus labios desprendían.
Cuando estuvé entre tus brazos deslicé con pasión mis manos entre las tuyas; y parada de puntillas acerqué mi boca hasta la tuya, asi empecé a robar el calor de aquella lengua que apenas comenzaba a saborear.
Después, con frenesí mis manos se fundían en tu piel, mi cuerpo, se erizaba de placer y entre tanta confusión le dí paso al amor y a esta sensación de ser tan tuya.
Cuando estuvé frente a ti dejé que se perdiéran mis  sentidos mi corazón ahogaba mi pecho con sus latidos, las caricias parecían gotas de lluvia y la entrega, era un volcán en erupción y entonces; sin cesar...fuí tuya.

Aída Alanís Junio 27 2015